Cala Boix

Información de Contacto
Información detallada

Cala Boix, en Santa Eulalia, es la única playa de arena oscura de Ibiza. En ella encontrarás un ambiente tranquilo y muy recomendable para familias

Cala Boix, en Santa Eulalia, es una de esas playas muy conocidas por los locales pero no tanto por los turistas. Posee una arena oscura única en la isla de Ibiza. Tiene la ventaja de ser muy tranquila y de contar con buenos restaurantes para comer o cenar.

Se llega en coche desde el pueblo de San Carlos, al noreste, así que si vas al mercadillo de Las Dalias o estás por esa zona, es una buena opción para huir de playas o calas más masificas. Deberás coger el coche o la moto para llegar hasta ella. En el parking hallarás una escalinata un tanto empinada que tendrás que bajar hasta llegar a la arena. No es un lugar aconsejable para personas con movilidad reducida, ya que no está bien adaptada a estas características.

Una vez abajo descubrirás que, al estar protegida por un acantilado, la rodean bellos paisajes de pinos típicamente mediterráneos, que sus aguas azules contrastan con la oscuridad de su arena y que su oleaje, aunque suele ser suave en días de poco viento, es algo más fuerte que en otras calas o playas vecinas.

Cala Boix cuenta con algunas hamacas y sombrillas que podrás alquilar. También tendrás espacio en la arena para acomodarte pero, antes de ello, ¡una cosa a tener en cuenta! Como la arena aquí es oscura se calienta mucho más con el calor del sol, así que cuidado con tus pies, no vayas a quemarte.

En la playa solo hay un chiringuito de estilo rústico y bastante alto que te permitirá disfrutar a la perfección de las vistas que te regala este entorno. Si lo que deseas es comer algo más contundente, cala Boix cuenta con una oferta gastronómica típica y tradicional, muy interesante y de calidad, en la que destacan sus pescados y mariscos. Dos restaurantes muy populares entre los residentes se agrupan alrededor del parking: el Restaurante Cala Boix, con más de 40 años de tradición en Ibiza, y La Noria.

Si te enamoras del lugar y quieres quedarte más tiempo, existe un pequeño hostal, modesto, familiar y de precio moderado: el Hostal Cala Boix.

En definitiva, cala Boix aún mantiene ese aire tranquilo y local que atesora el norte de la isla.

Un dato

Al final de la cala, a uno de los lados, hay una zona donde se suele practicar nudismo, así que si estás acostumbrado a ello, ¡adelante!