Cala Sant Vicent - Cala San Vicente

0.000
Información de Contacto
Información detallada

Cala Sant Vicent o “sa Cala”, como es conocida en Ibiza, es una playa bastante tranquila, de turismo familiar. Su fondo parece una enorme piscina azul

Cala Sant Vicent, muy cerca del pueblo que lleva el mismo nombre, es una de las playas más grandes de Ibiza. Ubicada en San Juan, está rodeada de un gran número de hoteles, bares, restaurantes y tiendas. Si te gusta la comodidad sin duda es una buena opción, pero si lo que buscas es algo más salvaje, cala Sant Vicent no es el mejor sitio para «esconderse».

Puedes acceder hasta el agradable paseo que recorre la playa de punta a punta por carretera asfaltada. Eso sí, ve despacio, porque hay bastantes curvas, algunas de ellas muy cerradas. De ahí que cada año sea el sitio donde se celebra la carrera automovilística ‘Pujada a sa cala’.

Mientras desciendes la montaña podrás parar en un mirador que verás en uno de los lados de la calzada. Merece la pena salir del coche y contemplar la preciosa panorámica de todo el arenal.

Sa Cala está rodeada de verdes montañas, su arena es dorada y de grano medio y el mar de un profundo color turquesa (salvo tras los temporales). La orilla tiene una pendiente bastante pronunciada, así que deberás tener cuidado si vas con niños. Sus vistas, con la Isla de Tagomago al fondo y varios peñotes, son también un punto a destacar.

Si te dejas algo en casa o no quieres cargar con ningún trasto, en cala San Vicente encontrarás de todo. Esto es algo que contrasta enormemente con su historia ya que, hace años, era la zona más aislada de Ibiza. De hecho, permaneció despoblada hasta el siglo XVIII. Actualmente, posee muchos y variados servicios que van desde la oferta de hamacas y sombrillas a las actividades acuáticas, los supermercados o los souvenires. Además, cuenta con pasarelas para personas con movilidad reducida y con silla anfibia para facilitar el baño y la vigilancia.

Lo mismo ocurre con la oferta gastronómica, que es extensa y para todos. Aquí encontrarás desde restaurantes de comida mediterránea e ibicenca como Can Gat, donde no puedes perderte un buen bullit de peix, hasta platos internacionales o ecológicos.

Consejo

Aprovecha para visitar el Santuario Púnico de Sa Cova des Culleram, la panorámica desde allí es inmejorable.